viernes, 27 de noviembre de 2009

"(...) Ya, casi, había caído la noche. Cruzó la carroza de las maestras, negra, con una movible lámpara roja.
Nos recostamos en las chimeneas.
Más tarde empezábamos a pintar esa tarde última en el cuaderno, con la urraca, la flor de perlas y los pequeños huracanes por el cielo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario