martes, 20 de octubre de 2009

No me gustan las piedras que se venden. Que se exhiben con sus nombres raros y poderes. Para mí están como muertas. Como pájaros disecados en museos. Me gustan las piedras que están con otras piedras. Que están en caminos, cauces, que les da el sol y el invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario