lunes, 24 de agosto de 2009

“(…) MA-Pero usted dijo antes que para usted la imagen tenía probablemente más fuerza que cualquier otra cosa. ¿De qué imágenes se trata; en qué imágenes piensa al decir eso?
FB-No sé, yo miro todo. La vida pasa delante de usted y usted la mira, eso es todo. Se está siempre acosado por imágenes. Desde luego, quedan muy pocas que sean determinantes pero algunas tienen un efecto considerable. Es difícil decir algo sobre este efecto, porque no es tanto la imagen lo que cuenta como lo que usted hace con ella y también lo que ciertas imágenes producen como efecto sobre otras imágenes. Es posible, por ejemplo, que el hecho de haber visto la imagen de la Esfinge cambie la forma en que se verá a un hombre que pasa por la calle. Creo que cada imagen, cada cosa que se ve, cambia la manera de ver las otras cosas. En mí produce un efecto de cambio permanente. Algunas imágenes, y quizá todo lo que veo, pueden modificar imperceptiblemente todo el resto. Hay una suerte de influencia de la imagen sobre la imagen; es muy misterioso, pero estoy seguro de que esto se produce. (…)”

No hay comentarios:

Publicar un comentario