martes, 18 de agosto de 2009

LO PRIVADO ES POLÍTICO

FOTOGRAFÍA SUSAN SONGTAN ALBUM FAMILIAR

Hace unos años, no muchos, empecé a guardar ciertas fotos de prensa, la mayoría publicadas en el periódico español El País, que mi madre recibe los domingos. Yo hace años que dejé de comprar periódicos. Las guardaba en una caja. Todavía la tengo. Allí iban a parar aquellas fotos que me daban pudor. Me parecía que al ponerlas en dicha caja, las destinaba a cierto álbum familiar, privado y de esta manera interrumpía su eterna circulación por el mundo. Hablo de esas fotos de prensa que retrata el dolor humano pero ajeno: el rostro de un cadáver entre escombros de un terremoto, un padre desesperado llevando en brazos a su hijo recién muerto por un atentado y así infinitamente. Estos retratos no son de gente europea. Son de gente (¿anónima?) que vive en países en donde sabemos que es normal que la gente sufra. Yo me imaginaba la foto del rostro, por ejemplo, de mi hermana muerta, usada para envolver media docena de huevos. Sí, me conmovían, me conmueven. La publicidad que muestro abajo me parece totalmente obscena.
Después de un tiempo, fisgoneando en una librería de Buenos Aires, veo un libro de la lúcida Susan Sontang: Ante el dolor de los demás. En su cubierta hay una reproducción de una de las aguafuertes de Los desastres de la guerra del genial Francisco de Goya y Lucientes. Recuerdo la emoción con la que compré el libro y la premura con la me dirigí a leerlo. Es un ensayo que “explora la confluencia de las noticias, el arte y el modo en que entendemos las representaciones del desastre”
Después de su lectura no guardé más fotos. El acto mágico de reparación se había roto y aquí estoy, pensando en el último retrato de la Sontang hecho por Annie Leibovitz. Para esta foto supongo que existió el consentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario